¿Cuáles son los tratamientos estéticos faciales más naturales?

La exposición prolongada y de larga duración a la radiación solar tiene efectos negativos sobre el aspecto de la piel. Los rayos que acarician suavemente el cuerpo y le otorgan sus propiedades beneficiosas al cuerpo, simultáneamente provocan arrugas, relajación y manchas en la piel. La causa es su falta de provisión y protección, lo que muchas veces provoca quemaduras y sequedad ya que la producción natural de aceites no es suficiente para cubrir sus necesidades.

“La piel mantiene su apariencia juvenil gracias (principalmente) a dos proteínas: colágeno y elastina. El papel del colágeno es mantener la piel firme y aunque su producción nunca se detiene, se ralentiza con el paso de los años. La radiación UV puede hacer que esta proteína estructural se descomponga más rápido que el envejecimiento, y la razón es la acumulación anormal de elastina en la dermis y la producción resultante de enzimas. Es decir, la exposición constante al sol acelera el proceso, lo que genera más arrugas y flacidez. Es por eso que las personas que trabajan al aire libre se ven mayores de lo que son”, explica uno de nuestros doctores en la Clínica Especializada en Liposucción de Atlanta.

“La elasticidad de nuestra piel la da la elastina. Aunque el colágeno tiene esta propiedad, el grado difiere, sobresaliendo la elastina ya que le da a la piel cien veces más elasticidad que el colágeno. Y esta proteína disminuye con el envejecimiento, pero también con la exposición a la radiación solar, debido a mutaciones genéticas que son las responsables de los cambios estructurales en la proteína”, añade.

Disparo de una mujer atractiva disfrutando de un masaje facial

La radiación UV es también uno de los principales generadores de radicales libres. Los radicales libres también aumentan la cantidad de enzimas que descomponen el colágeno, mientras que al mismo tiempo pueden cambiar el material genético de una célula de una manera que conduce a un daño mucho más grave en la piel.

Evitar el protector solar mientras la piel está expuesta a los rayos del sol también afecta la cantidad de ácido hialurónico que protege la piel de la deshidratación y la inflamación, y mejora su elasticidad al mantener su grosor y densidad.

Sin embargo, los efectos del sol también dependen del tipo de piel. Los aceites que la piel produce naturalmente protegen y, por lo tanto, las personas con piel grasa están sujetas a menos daño en comparación con las personas con piel seca. La exposición al sol hace que la piel seca se descame y luego se arrugue. Las personas con piel sensible se enfrentan a erupciones e inflamación, enrojecimiento y picor, mientras que no son pocas las que presentan fototoxicidad y les aparecen ampollas y erupciones en la piel.

La ciencia ha avanzado mucho y puede revertir parcialmente el daño solar en la piel. Existen en el mercado muchas cremas hidratantes y antiarrugas que ayudan a mejorar el aspecto de la piel. Desafortunadamente, sin embargo, su potencial es limitado en comparación con los tratamientos mínimamente invasivos o invasivos que se han desarrollado.

La fototerapia es un tratamiento generalizado contra el envejecimiento cutáneo por la rapidez de renovación celular que ofrece y la mejora inmediata y natural de las pieles cansadas que han desarrollado arrugas por efecto del sol. Cada longitud de onda se enfoca y activa diferentes factores que mejoran la piel, brindando una piel joven, hidratada, radiante y suave, libre de imperfecciones y poros dilatados.

Retrato de una mujer asiática recibiendo un masaje facial en el spa - conceptos de tratamiento de belleza

Otro tratamiento indoloro son las mascarillas de hidrogel, que nutren todo tipo de piel con ingredientes naturales derivados de una clase especial de algas con importantes beneficios para la salud de la piel.

La gran variedad de mascarillas (cada una con ingredientes diferentes) las hace aptas para cada necesidad. Su forma líquida inicial, a los 15-20 minutos de su aplicación, se solidifica y sus ingredientes beneficiosos penetran profundamente en los poros de la piel y nutren los tejidos. Unos minutos después, la mascarilla se retira de una sola pieza sin dejar ningún residuo, revelando una piel rejuvenecida e hidratada.

“Ambos tratamientos no tienen efectos secundarios e incluso están dirigidos a personas con problemas en la piel, como el acné. Además, se complementan y actúan como refuerzos en otros tratamientos estéticos, para finalmente lucir una piel más radiante, firme y tersa”, concluyen nuestros Drs.