5 Procedimientos de Cirugía Plástica para hacerse a Principio de año

¿Cuándo es la mejor época del año para operarse? 

Haga esa pregunta a diferentes personas y obtendrá varias respuestas y razones detrás de ella.  Pero si le pregunta a nuestros asesores de atención médica, le dirán que el mejor momento es cuando le resulte más conveniente. De esta manera, sabemos que puedes recuperarte sin una gota de estrés. Puede ser al principio de un año o al final del mismo. 

¿Pero si tenemos que elegir un mejor mes para someternos a una cirugía plástica? Será en enero, febrero y marzo. ¡Sí! Porque a principios de año, el clima suele ser más fresco, esto ayuda con la hinchazón. Y además, teniendo en cuenta que no habrá mucha luz solar, previene cicatrices visibles. Entonces, si va a someterse a una cirugía plástica a principio de año, estos son los cinco procedimientos que debe considerar someterse. 

1. Cirugía de abdominoplastia 

Una abdominoplastia, a veces denominada abdominoplastia, es un procedimiento quirúrgico diseñado para hacer que el abdomen sea más delgado, plano y firme. El procedimiento hace esto mediante la eliminación de piel o grasa no deseada del abdomen.

Es una cirugía que solo debe ser realizada por cirujanos expertos debido a su complejidad. Los resultados de la abdominoplastia suelen ser permanentes, pero cabe señalar que la cirugía no puede corregir las estrías. Cada procedimiento de abdominoplastia se personaliza de acuerdo con los deseos del paciente. Para ser considerado como un candidato ideal para una abdominoplastia, debe:

  • Estar físicamente saludable y con un peso estable.
  • Tener expectativas realistas
  • ser un no fumador
  • Ser molestado por la apariencia de su abdomen

2. Liposucción

La liposucción es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo eliminar la grasa corporal no deseada de partes específicas del cuerpo, como tobillos, cuello, caderas, abdomen, brazos, glúteos, muslos y mentón. En el campo médico, este procedimiento también se conoce como lipoplastia o lipo. 

Se considera en gran medida como una operación cosmética, pero se puede utilizar por razones médicas en pacientes con cáncer de mama que necesitan una reconstrucción mamaria. También es útil en el tratamiento de la ginecomastia en los hombres. 

Desde su introducción hace tres décadas, la liposucción ha evolucionado junto con la tecnología y ahora existen varias técnicas que se utilizan para realizar la cirugía. Los dos métodos más comunes son la lipoplastia con láser y ultrasonido, así como la lipoplastia tradicional. Cada método viene con su propio conjunto de ventajas y desventajas, y la única diferencia es la tecnología utilizada. 

Como cualquier otra cirugía, uno tiene que estar en una condición saludable para calificar como candidato ideal para la cirugía. Con frecuencia, la gente suele pensar que la lipoplastia puede curar la obesidad, pero en realidad, este procedimiento no mejora las anomalías metabólicas asociadas con la obesidad.  

3. Aumento de senos

Los implantes mamarios son dispositivos médicos que se colocan debajo del tejido mamario o del músculo mamario para: 

  • Aumentar el tamaño de los senos,
  • Reconstruir la mama después de un traumatismo por cáncer de mama,
  • Corregir errores formales congénitos, 
  • Corregir o mejorar el resultado de una cirugía anterior. 

Esta cirugía suele tardar dos horas en realizarse. En algunos casos, según el motivo por el que se realiza, el procedimiento de implante mamario puede demorar hasta tres o cuatro horas. Esta cirugía tiene una tasa de éxito del 90-95%. 

El candidato ideal para este procedimiento es: 

  • Mujeres con buena salud física cuyos senos están caídos, aplanados, asimétricos o sin el volumen adecuado.
  • Mujeres que no fuman mucho o que no consumen cantidades significativas de alcohol.
  • Mujeres que no están embarazadas ni amamantando.

Los dos tipos comunes de implantes mamarios son los de solución salina (solución salina) y los de gel de silicona. Aunque ambos tienen una cubierta exterior de silicona, varían en tamaño, grosor de la cubierta, textura de la superficie de la cubierta y forma. 

4. Rinoplastia 

Una cirugía de rinoplastia es un procedimiento cosmético diseñado para cambiar (a mejor) la apariencia de la nariz. Por razones estéticas, la rinoplastia se puede realizar para reducir un bulto en la nariz, alterar las fosas nasales o incluso remodelar la punta de una nariz bulbosa. Esta cirugía tiene como objetivo mejorar la apariencia externa de la nariz, ya sea redimensionándola o remodelándola.

Sí, la rinoplastia también puede ayudar a mejorar su respiración, pero generalmente se realiza con fines estéticos. Los pacientes reciben anestesia general o local, esto depende de la edad del paciente.

En los últimos años, los nuevos avances tecnológicos han hecho que la rinoplastia sea más segura para los pacientes y más fácil de realizar para los cirujanos. Se ha convertido en una de las cirugías cosméticas más populares realizadas tanto en mujeres como en hombres, y tiene los resultados más exitosos que cambian la vida.

5. Trasplante de cabello 

Aunque suene obvio, un trasplante de cabello se puede definir como un procedimiento de cirugía plástica que se utiliza para tratar la caída del cabello. Los folículos pilosos se mueven de un área con crecimiento de cabello adecuado (conocido como sitio donante) a un área con pérdida de cabello.

Los trasplantes de cabello generalmente se asocian con la calvicie de la cabeza, pero el procedimiento también puede combatir la calvicie en el pecho, el mentón y puede restaurar las pestañas y las cejas.

La extracción de unidades foliculares (FUE) y el trasplante de unidades foliculares (FUT) son las dos técnicas utilizadas en el procedimiento de trasplante capilar. El método FUE consiste en recolectar folículos pilosos individuales del área donante y trasplantarlos en la zona calva, mientras que en la técnica FUT, los mechones se insertan como un barniz.

Dependiendo de la técnica recomendada por su cirujano, la cirugía de trasplante capilar suele durar entre 4 y 12 horas.

No todo el mundo es un candidato adecuado para este procedimiento quirúrgico. Uno tiene que tener primero un área donante en cualquier parte de su cuerpo. Las personas que suelen formar cicatrices queloides después de una incisión pueden tener algunas complicaciones que pueden afectar negativamente los resultados de la cirugía.